Injerto óseo

Dependiendo de dónde se necesite el injerto óseo, se puede solicitar a un médico diferente que realice la cirugía. Los médicos que realizan procedimientos de injerto óseo suelen ser cirujanos ortopédicos, cirujanos de cabeza y cuello de otorrinolaringología, neurocirujanos, cirujanos craneofaciales, cirujanos orales y maxilofaciales, cirujanos podológicos y periodoncistas, cirujanos dentales, cirujanos orales e implantólogos.

AutoinjertoEditar

Ilustración de un autoinjerto extraído de la cresta ilíaca.

El injerto óseo autólogo (o autógeno) implica la utilización de hueso obtenido del mismo individuo que recibe el injerto. El hueso puede obtenerse de huesos no esenciales, como de la cresta ilíaca, o más comúnmente en la cirugía oral y maxilofacial, de la sínfisis mandibular (zona del mentón) o de la rama anterior de la mandíbula (la apófisis coronoides); esto es especialmente cierto en el caso de los injertos en bloque, en los que se coloca un pequeño bloque de hueso entero en la zona a injertar. Cuando se va a realizar un injerto en bloque, el hueso autógeno es el más preferido porque hay menos riesgo de que el injerto sea rechazado porque el injerto procede del propio cuerpo del paciente. Como se indica en el cuadro anterior, dicho injerto sería osteoinductor y osteogénico, además de osteoconductor. Un aspecto negativo de los injertos autólogos es que se requiere una zona quirúrgica adicional, añadiendo en efecto otro lugar potencial para el dolor y las complicaciones postoperatorias.

El hueso autólogo se extrae normalmente de fuentes intraorales como el mentón o extraorales como la cresta ilíaca, el peroné, las costillas, la mandíbula e incluso partes del cráneo.

Todo hueso requiere un suministro de sangre en el lugar trasplantado. Dependiendo de dónde se encuentre el lugar del trasplante y del tamaño del injerto, puede ser necesario un suministro de sangre adicional. Para este tipo de injertos, es necesario extraer la parte del periostio y los vasos sanguíneos que lo acompañan junto con el hueso del donante. Este tipo de injerto se conoce como injerto de hueso vital.

También se puede realizar un autoinjerto sin una estructura ósea sólida, por ejemplo, utilizando hueso fresado de la espina ilíaca anterior superior. En este caso, hay una acción osteoinductiva y osteogénica, sin embargo no hay acción osteoconductiva, ya que no hay una estructura ósea sólida.

Chin ofrece una gran cantidad de autoinjerto cortico-cancelloso y un fácil acceso entre todos los sitios intraorales. Se puede cosechar fácilmente en el consultorio bajo anestesia local de forma ambulatoria. La proximidad de las zonas donante y receptora reduce el tiempo y el coste de la operación. El acceso quirúrgico cómodo, la baja morbilidad, la eliminación de la estancia hospitalaria, las mínimas molestias en la zona donante y la evitación de cicatrices cutáneas son las ventajas añadidas.

Un aloinjerto óseo.

Injerto de dentina

Hueso de dentina, hecho a partir de dientes extraídos, La dentina comprende más del 85% de la estructura del diente, el esmalte está formado por mineral de HA y comprende el 10% de la estructura del diente. La dentina es similar al hueso en su composición química, por volumen 70-75% es mineral de HA y 20% de matriz orgánica, principalmente colágeno fibroso tipo I. La dentina, al igual que el hueso, puede liberar factores de crecimiento y diferenciación mientras es reabsorbida por los osteoclastos.Para que el injerto de dentina sea utilizable y esté libre de bacterias, algunas empresas han desarrollado procedimientos clínicos que incluyen el tallado, la clasificación y la limpieza de los dientes para su uso inmediato o futuro.En Corea, el Korea Tooth Bank realizó el biorreciclaje de 38 000 dientes propios de pacientes desde enero de 2009 hasta octubre de 2012.

AloinjertosEditar

El hueso de aloinjerto, al igual que el hueso autógeno, se deriva de los seres humanos; la diferencia es que el aloinjerto se recoge de un individuo distinto al que recibe el injerto. El hueso de aloinjerto puede tomarse de cadáveres que han donado su hueso para que pueda ser utilizado por personas vivas que lo necesiten; normalmente se obtiene de un banco de huesos. Los bancos de huesos también suministran hueso de aloinjerto procedente de donantes humanos vivos (normalmente pacientes hospitalizados) que se someten a una artroplastia total de cadera electiva (cirugía de sustitución total de cadera). Durante la artroplastia total de cadera, el cirujano ortopédico extrae la cabeza del fémur del paciente, como parte necesaria del proceso de inserción de la prótesis artificial de cadera. La cabeza del fémur es una zona ósea aproximadamente esférica, situada en el extremo proximal del fémur, con un diámetro de 45 a 56 mm en los seres humanos adultos. Lo más frecuente es que la cabeza femoral del paciente se deseche en la basura del hospital al final de la intervención quirúrgica. Sin embargo, si un paciente satisface una serie de estrictos criterios normativos, médicos y de historia social, y da su consentimiento informado, su cabeza femoral puede depositarse en el banco de huesos del hospital.

Hay tres tipos de aloinjertos óseos disponibles:

  1. Hueso fresco o recién congelado
  2. Injerto óseo liofilizado (FDBA)
  3. Injerto óseo liofilizado desmineralizado (DFDBA)
    1. Injertos aloplásticosEditar

      Los injertos aloplásticos pueden estar hechos de hidroxiapatita, un mineral de origen natural que también es el principal componente mineral del hueso. Pueden estar hechos de vidrio bioactivo.La hidroxiapatita es un injerto óseo sintético, que es el más utilizado ahora entre otros sintéticos debido a su osteoconducción, dureza y aceptabilidad por el hueso. El fosfato tricálcico, que ahora se utiliza en combinación con la hidroxilapatita, tiene un efecto tanto de osteoconducción como de reabsorción. Los polímeros, como algunos grados microporosos de PMMA y otros acrilatos (como el polihidroxietilmetacrilato, también conocido como PHEMA), recubiertos con hidróxido de calcio para la adhesión, también se utilizan como injertos aloplásticos por su inhibición de la infección y su resistencia mecánica y biocompatibilidad. Las algas marinas calcificadoras, como la Corallina officinalis, tienen una composición fluorohidroxiapatita cuya estructura es similar a la del hueso humano y ofrece una reabsorción gradual, por lo que se tratan y estandarizan como injertos óseos aloplásticos «FHA (Fluoro-hydroxy-apatitic)».

      Variantes sintéticasEditar

      Compuesto flexible de hidrogel-HA, que tiene una relación mineral-matriz orgánica que se aproxima a la del hueso humano.

      El hueso artificial puede crearse a partir de cerámicas como los fosfatos de calcio (por ejemplo, la hidroxiapatita y el fosfato tricálcico), el Bioglass y el sulfato de calcio; todos ellos son biológicamente activos en diferentes grados dependiendo de la solubilidad en el entorno fisiológico. Estos materiales pueden doparse con factores de crecimiento, iones como el estroncio o mezclarse con aspirado de médula ósea para aumentar la actividad biológica. Algunos autores consideran que este método es inferior al injerto óseo autógeno; sin embargo, la infección y el rechazo del injerto suponen un riesgo mucho menor, y las propiedades mecánicas, como el módulo de Young, son comparables a las del hueso. La presencia de elementos como el estroncio puede dar lugar a una mayor densidad mineral ósea y a una mayor proliferación de osteoblastos in vivo.

      Espaciador temporalEditar

      Un material sintético puede utilizarse como espaciador antibiótico temporal antes de ser sustituido por un material más permanente. Por ejemplo, el procedimiento de Masquelet consiste en utilizar inicialmente PMMA mezclado con un antibiótico (vancomicina o gentamicina) durante 4-12 semanas, y luego sustituir el espacio por un injerto de hueso autólogo. Puede utilizarse para tratar defectos óseos postraumáticos.

      XenoinjertosEditar

      El sustituto óseo de xenoinjerto tiene su origen en una especie distinta a la humana, como el hueso bovino (o recientemente el hueso porcino) que puede ser liofilizado o desmineralizado y desproteinizado. Los xenoinjertos suelen distribuirse únicamente en forma de matriz calcificada. Los corales de tipo madreporo y/o milleporo se recogen y tratan para convertirlos en «gránulos derivados del coral» (CDG) y otros tipos de xenoinjertos coralinos. Los xenoinjertos a base de coral son principalmente carbonato de calcio (y una proporción importante de fluoruros, útiles en el contexto de los injertos para promover el desarrollo óseo) mientras que el hueso humano natural está hecho de hidroxiapatita junto con fosfato y carbonato de calcio: el material coralino se transforma así industrialmente en hidroxiapatita mediante un proceso hidrotérmico, dando lugar a un xenoinjerto no reabsorbible, o simplemente se omite el proceso y el material coralino permanece en su estado de carbonato de calcio para una mejor reabsorción del injerto por el hueso natural. El xenoinjerto de coral se satura entonces con geles y soluciones potenciadoras del crecimiento.

      Factores de CrecimientoEditar

      Los injertos potenciados con Factores de Crecimiento se producen utilizando tecnología de ADN recombinante. Están formados por Factores de Crecimiento Humanos o Morfógenos (Proteínas Morfogénicas Óseas en conjunción con un medio portador, como el colágeno).

      Recuperación y cuidados posterioresEditar

      El tiempo que tarda una persona en recuperarse depende de la gravedad de la lesión que se está tratando y dura entre dos semanas y dos meses, con la posibilidad de que se prohíba el ejercicio vigoroso hasta seis meses. El injerto óseo femoral distal tarda hasta 6 meses en curarse.

Deja un comentario