La importancia de la educación musical en las escuelas

Los beneficios de la educación musical son inmensos y muy beneficiosos para los estudiantes. La música tiene un impacto positivo en el rendimiento académico del niño, ayuda a desarrollar sus habilidades sociales y proporciona una salida a la creatividad que es crucial para el desarrollo del niño. La educación musical catapulta el aprendizaje de un niño a nuevas cotas y, por ello, debería considerarse siempre una parte fundamental del proceso educativo de un niño.

La educación musical y su impacto en el aprendizaje de los estudiantes

La educación musical mejora y desarrolla las habilidades lingüísticas de los niños. La música estimula el cerebro, y con sus variados sonidos y letras, los estudiantes están expuestos a una gran cantidad de vocabulario en poco tiempo. La música también proporciona una exposición a otros idiomas, lo que crea una base para la capacidad del estudiante de entender y comunicarse en un idioma diferente.

La música es un vehículo para una excelente capacidad de memoria. Alguna vez ha escuchado una canción por primera vez en mucho tiempo y todavía recuerda la letra? Incluso las personas que no son músicos experimentan este fenómeno. A través de melodías pegadizas y una variedad de sonidos, la música tiene una manera de «pegarse» a nosotros y es una poderosa herramienta para el aprendizaje cuando se utiliza adecuadamente – sólo piense en cantar la canción ‘A, B, Cs’ o ‘The State Capitols’.

Por otro lado, los estudiantes también aumentan sus capacidades mentales de múltiples maneras cuando participan en la educación musical. Como se ha dicho antes, la música fomenta la capacidad de memorización. Además de las letras de las canciones, los estudiantes deben memorizar todos los aspectos de la música cuando se preparan para una actuación. Deben recordar ritmos, tonos, dinámicas y otros elementos a la vez. Los estudiantes pueden entonces transferir esas habilidades de memoria al aula académica y emplear esas habilidades en sus estudios.

Beneficios sociales de la educación musical

Los beneficios mentales de la educación musical son extremadamente ventajosos para los estudiantes en las escuelas; sin embargo, ¡los beneficios sociales son igual de maravillosos! La educación musical requiere trabajo en equipo y colaboración. Mientras tocan los instrumentos juntos, los estudiantes desarrollan la capacidad de escuchar. Deben escuchar a los demás para poder calibrar mejor los niveles de volumen, la aplicación de la dinámica y mucho más. El trabajo en equipo y la colaboración también son necesarios para realizar tareas musicales sencillas, como la notación rítmica y melódica. Los estudiantes aprenden rápidamente a valorar las opiniones e ideas de los demás y a combinar eficazmente esos pensamientos para completar la tarea en cuestión.

Además del trabajo en equipo, la educación musical crea amistades y relaciones duraderas. Los estudiantes que participan en la banda o en el coro se unen por su amor y disfrute de la música. Comparten momentos emocionantes juntos a través de la música, ayudan a desarrollar las habilidades de los demás y se convierten en un sistema de apoyo mutuo. Este vínculo especial también aumenta el compromiso de los estudiantes en la escuela.

La educación musical permite a los estudiantes la oportunidad de experimentar diferentes culturas. En la educación musical temprana, el uso de canciones y juegos de otros países es extremadamente frecuente. Los alumnos aprenden cómo juegan otros niños y comparan ese conocimiento con sus propias vidas. Además, los alumnos desarrollan una comprensión de otras culturas, lo que conduce a una hermosa aceptación de los demás. Los estudiantes se dan cuenta de que reconocer las diferencias es bueno, y crea un mayor respeto por los demás.

Otros beneficios de la educación musical

La educación musical promueve la mejora de la coordinación, específicamente la coordinación mano-ojo. ¡Los músicos deben realizar varias tareas a la vez! Deben hacer múltiples cosas a la vez, todo lo cual mejora la coordinación y desarrolla aún más el cerebro. Los estudiantes de música deben leer la música, interpretarla y ponerla en marcha físicamente tocando su instrumento. Estos pasos se repiten continuamente a lo largo de cualquier interpretación de una pieza musical, e incluso los alumnos más jóvenes desarrollan lentamente sus habilidades de coordinación a través de la práctica musical continuada.

La educación musical fomenta una mayor ética de trabajo y disciplina en los niños. Los estudiantes de música aprenden desde una edad temprana que el trabajo duro, la determinación y una mentalidad positiva es todo lo que se necesita para tener éxito, pero con esas características, se requiere una práctica continua. Los estudiantes aprenden que mejorar las habilidades musicales no es fácil, ya que requiere horas de estudio y práctica. Gracias a ello, los estudiantes adquieren un mayor concepto de la ética del trabajo y aprenden a disciplinarse para alcanzar sus objetivos. La ética del trabajo y la disciplina son factores enormes de la educación musical, y es importante tener en cuenta que esas habilidades para la vida tendrán un impacto positivo en un estudiante cuando se incorpore a la fuerza de trabajo, complete tareas, etc.

Debido a que la educación musical es una salida para la creatividad, puede ser una fuente de alivio del estrés. Desgraciadamente, hay muchos factores de estrés presentes para los niños en la escuela y en casa (presión para aprobar el examen, pasar de curso, entrar en el equipo, superar las expectativas, etc.). La educación musical permite a los estudiantes una oportunidad de sobresalir con menos límites y mayores posibilidades. También ofrece a los estudiantes algo que esperar durante la jornada escolar (no es que los estudiantes no esperen las matemáticas, las ciencias, etc.); por lo tanto, tiene un impacto directo en el compromiso de los estudiantes en la escuela. La música simplemente proporciona un medio diferente de expresión para los estudiantes, y hay menos barreras para lo que los estudiantes pueden hacer y explorar. Los estudiantes que participan en la educación musical generalmente tienen un aumento general del compromiso y el disfrute en la escuela.

El beneficio final de la educación musical puede ser uno de los más importantes. La música trasciende los límites del lenguaje. La música no tiene barreras lingüísticas. Es algo que une a las personas independientemente de su etnia o procedencia. La música también trasciende las barreras académicas. Todos los alumnos pueden tener éxito en la música. A veces, los estudiantes que no son muy ineptos académicamente se disparan en las artes. Los estudiantes que no pueden recordar las habilidades matemáticas básicas pueden recordar y emplear el uso de varios patrones rítmicos sin esfuerzo. La música se convierte literalmente en su mejor asignatura, y brillan en ella. De este modo, el sentido de sí mismo y la confianza del alumno aumentan drásticamente. Todos los niños desean ser buenos en algo y desarrollar un sentido de logro por un trabajo bien hecho, y la educación musical produce una salida que es perfecta para eso.

Deja un comentario