Nuestros blogs

¿Qué es el melanoma maligno?

El melanoma maligno es un cáncer que surge de las células que producen el pigmento negro melanina. El melanoma oral es el tumor oral más común en los perros y puede afectar a los labios, la encía y la lengua. Este tumor es agresivo a nivel local y rápidamente metastásico (gran capacidad de propagación a otras zonas del cuerpo). Los lugares específicos de metástasis incluyen los ganglios linfáticos regionales, los pulmones y el hígado; sin embargo, la metástasis puede producirse en cualquier lugar. Desgraciadamente, la metástasis es con frecuencia la causa de la muerte de este cáncer.

¿Cuáles son los síntomas?

La mayoría de los perros tienen efectos secundarios mínimos y a menudo se observa una masa oral en un examen físico de rutina o incidentalmente por el propietario. Las masas grandes pueden causar babeo excesivo, sangrado, dificultad para comer y beber o mal aliento. Los signos de enfermedad metastásica incluyen la inflamación de un ganglio linfático en la región del cuello, pérdida de peso, tos y malestar general (letargo).

¿Cómo se diagnostica?

Se recomienda una biopsia de cualquier masa anormal en la boca para obtener un diagnóstico. Se pueden solicitar tinciones especiales para confirmar el melanoma en los casos en los que no se vea melanina (pigmento negro) en las células cancerosas. Una tomografía computarizada o una resonancia magnética de la cavidad oral pueden ser útiles para determinar la extensión de la enfermedad y para la planificación quirúrgica.

Antes de comenzar cualquier tratamiento, se recomienda la estadificación tanto para la planificación del tratamiento como para el pronóstico. Esto incluye radiografías torácicas (para evaluar la presencia de metástasis en los pulmones), pruebas de laboratorio completas (hemograma, química y análisis de orina) y evaluación de los ganglios linfáticos regionales de drenaje mediante aspirados con aguja fina. Puede recomendarse una ecografía abdominal si se observan anomalías en los análisis de sangre o si se observan signos clínicos relacionados con el abdomen.

¿Cuáles son los tratamientos?
  • Cirugía: La escisión quirúrgica de la masa primaria es la base del tratamiento de esta enfermedad. Los márgenes quirúrgicos completos son esenciales dada la altísima tasa de recurrencia de este tumor, por lo que en ocasiones son necesarias cirugías que incluyen la extirpación de hueso para conseguir márgenes adecuados. Estas cirugías se realizan con frecuencia en los perros y la mayoría de los propietarios informan de un cambio mínimo o nulo en la calidad de vida.
  • Radioterapia: La radioterapia se utiliza para perros con tumores no resecables o para tumores en los que no se pueden obtener márgenes completos. Los melanomas responden mejor a la radiación que se administra en grandes dosis (fracciones) con menor frecuencia y, por tanto, sólo se administran aproximadamente 6 tratamientos. Los efectos secundarios de la radioterapia (administrada de esta manera) son leves y pueden incluir una leve dermatitis superficial que se produciría en la piel expuesta al campo de radiación. Cuando se utiliza para tratar los márgenes quirúrgicos incompletos, este tratamiento se asocia con una probabilidad del ~70% de que los pacientes estén libres de enfermedad en el lugar del tumor primario al cabo de 1 año; sin embargo, este tratamiento no tratará el potencial de enfermedad metastásica.
  • Vacuna contra el melanoma: La vacuna ha recibido recientemente la autorización completa del Departamento de Agricultura de los Estados Unidos con el nombre comercial de ONCEPT para perros con melanoma oral en estadio II y III. La aprobación del USDA de ONCEPT™ representa la primera vacuna terapéutica autorizada para el cáncer en medicina humana y veterinaria. La vacuna actúa mediante la estimulación de una respuesta inmunitaria contra el ADN humano para el gen de la tirosinasa que se expresa normalmente en los melanocitos. Se ha demostrado que el ADN humano estimula una respuesta inmunitaria muy activa y duradera contra la tirosinasa en las células del melanoma canino. La vacuna ha demostrado ser eficaz para prolongar el tiempo de supervivencia en perros con todos los estadios del melanoma oral y puede trasladarse a perros con melanoma que afecta a otras localizaciones. Los efectos secundarios notificados son leves, pero pueden incluir una fiebre baja transitoria, una reacción ocasional en el lugar de la inyección y cambios de pigmentación en las regiones de pigmentación oscura (nariz, almohadillas de las patas, etc.).
    • La vacuna se administra una vez cada dos semanas durante 4 tratamientos y una vacuna de refuerzo cada 6 meses a partir de entonces. La vacuna se utiliza mejor como complemento de la cirugía y/o la radioterapia para controlar tanto la enfermedad local como la metastásica.
  • Quimioterapia: El melanoma tiende a ser una enfermedad quimiorresistente con tasas de respuesta pobres observadas en el entorno de la enfermedad macroscópica y un control inadecuado para el manejo de la enfermedad microscópica. Debido a la naturaleza quimiorresistente de este tumor, se suelen favorecer inicialmente otras terapias. La quimioterapia puede utilizarse en perros con enfermedad metastásica resistente o en combinación con otros tratamientos.
  • Medicación antiinflamatoria no esteroidea: Los medicamentos antiinflamatorios no esteroideos (AINE), incluyendo Piroxicam, Previcox, Rimadyl, etc, actúan bloqueando el receptor COX-2. Muchas células cancerosas, incluido el melanoma, expresan COX-2, por lo que esta medicación puede ayudar a frenar la progresión de este tumor. Los efectos secundarios asociados a estos medicamentos pueden incluir tanto signos gastrointestinales como daño renal. Los valores renales se controlarán periódicamente con análisis de sangre.
    • ¿Cuál es el pronóstico?

      El melanoma maligno oral es un cáncer agresivo. El pronóstico depende en gran medida del tamaño y la localización del tumor primario. Las masas que se encuentran en la parte delantera de la boca y son pequeñas tienen el mejor pronóstico y son las más fáciles de operar. Los perros con masas orales en la parte media o posterior de la boca y/o con masas grandes tienden a tener un peor pronóstico y son menos susceptibles de ser operados. Además, los perros con evidencia de metástasis en los ganglios linfáticos o en los pulmones tienen un peor pronóstico. Sin embargo, un enfoque multimodal que incluya la cirugía, la vacuna contra el melanoma y, posiblemente, la radioterapia, suele dar los resultados más favorables en todos los estadios de la enfermedad.

Deja un comentario